tea bag

Tras echar un vistazo a las habitaciones vacías, se dispuso a limpiar y preparar el apartamento para los nuevos inquilinos. Metió los objetos que encontró en una caja de cartón: una cuchara que no era suya, un calcetín verde sin pareja, una latita de tomate aún comestible, una bolsita de infusión o té, caramelos marca Dextro, una pluma de edredón Ikea y un avioncito de papel con palabras escritas en holandés.
¿De dónde era el último tipo? ¿Italiano? Sin tomarse un segundo más para pensarlo, cerró la caja, anotó nº28 – D 2012 en un lateral y la colocó sobre las otras.

Comments are closed.